CUENTA ATRÁS PARA LA GRAN NOVEDAD

domingo, 10 de mayo de 2015

¡Al abordaje!: El futuro de Doug Martin

El RB Doug Martin puede estar ante la última temporada en Tampa Bay.

No. No voy a hablar de Jameis Winston. Eso ya lo ha hecho Alf en el repaso al Draft de este año. Mi tema de hoy, en esta nueva andadura del blog, que estrena esta sección semanal cuyo originalísimo nombre es '¡Al abordaje!' se refiere al futuro de un jugador que nos ha dado mucho, pero muy poco tiempo. Ese es el running back Doug Martin.

A principios de la semana pasada los Tampa Bay Buccaneers anunciaban que no ejercían su opción de renovar al RB Doug Martin un año más, es decir, hasta 2016. De esta manera, Muscle Hamster podría estar ante su última temporada con el equipo de Lovie Smith. Aunque no está todo perdido. Vamos a repasarlo con más calma.

Del show de Muscle Hamster a las largas lesiones

Doug Martin fue una gran selección, porqué no decirlo, de Greg Schiano y Mark Dominik (ambos en los medios de comunicación, ahora mismo). Los Bucs de 2012 subieron en el Draft para seleccionar a Martin el número 31. Junto a Mark Barron y Lavonte David hicieron lo que parecía un Draft cojonudo. Ahora, Lavonte David es uno de los linebackers más infravalorados de la liga y Mark Barron está fallando placajes con los Rams. Aún así: Buen intento, Greg&Mark. Tenía buena pinta.

La temporada de rookie fue casi perfecta, rompió records de rookie de la franquicia de yardas corriendo (1454), de touchdowns por tierra (11) y de yardas totales (1926). Hace falta recalcar que romper records ofensivos con Tampa Bay tampoco es una gran efeméride, ahí está el ejemplo de la última temporada de Josh Freeman, que casualmente coincidió con la primera de Doug. Quién no recuerda partidos como los del Thursday Night en Minnesota con una gran actuación del RB de Boise State o los cuatro touchdowns y 251 yardas de carrera en la victoria ante Raiders. 

Gran partido para enmarcar de Doug Martin ante Raiders

Pese al record de 6-10 del equipo, los Bucs de Schiano estaban dando una imagen más que aceptable. Lamentablemente el equipo decayó de una forma lamentable el año siguiente, con líos que seguro que aún recordáis como el MRSA y Josh Freeman. Doug Martin se pasó la temporada 2013 lesionado, apareciendo en seis partidos y anotando un misero touchdown. Pese a todo, su lesión fue reemplazada con gran éxito por Bobby Rainey y Mike James. No se echó casi en falta al jugador que ya no parecía ser el mismo desde su temporada rookie. 

Aún así, la afición tenía en mente la espectacular temporada de rookie y se confiaba en que tras la lesión Doug, más Bobby y el Jefe Mike James, conformarían uno de los backfields más completos de la NFL. Pero, la destitución de Greg Schiano y Mark Dominik trajo consigo un nuevo componente a este mencionado backfield: Charles Sims. Un corredor con grandes dotes para el juego aéreo y muy veloz. Sinceramente, no desaprovechas una tercera ronda en un corredor si no vas a confiar en él de una forma persistente. Pero el destino le jugó una mala pasada a Sims y no pudo jugar más de la mitad de la temporada por lesión. Doug tampoco estaba en plenas facultades y Bobby Rainey se encargó de llevar el peso del ataque terrestre en la primera parte de la temporada. El evidente problema de fumbles de Bobby le relegó a una situación marginal en la segunda parte y ahí es donde apareció Martin con diez partidos para dos touchdowns y casi 500 yardas. 

Como resumen, entenderéis mejor el rendimiento de Doug Martin con este cuadro de ESPN:


Y evidentemente podemos apreciar que ha caído en picado. Ese Doug Martin que nos entusiasmó en la primera temporada, el que llegó a la Pro Bowl, no ha vuelto a aparecer desde la lesión de 2013. Su velocidad no es la misma, su capacidad para romper placajes es casi nula y esa habilidad para ganar yardas tras el primer contacto ya no existe. No es algo que cambie con una mejor línea ofensiva, aunque también tiene parte de culpa, es cuestión de confianza. 

Sobre la decisión de no ejercer la renovación del quinto año

Visto el panorama, es una decisión muy lógica no haber renovado por un año adicional a Doug. Tienes a un jugador que ha producido sobremanera en su primera temporada y que luego ha arrastrado una serie de lesiones que le han impedido recuperar la confianza para ser el que era. Como he dicho antes, la línea ofensiva juega un papel importante en su declive, pero no lo es todo. Jugadores como Bobby Rainey y Mike James han disfrutado de grandes partidos detrás de la misma línea ofensiva, pero no han sido igual de agresivos ante el golpe como él. Sobre todo Rainey, una de mis grandes debilidades del equipo. No hay que olvidarnos de Charles Sims, un jugador que promete bastante, pero que ahora mismo sólo contemplo en situaciones de pase.

Por lo tanto, no hay que arriesgar en esta situación. Si las cosas van bien siempre se puede renovar al jugador ante la libertad que disfutaría al acabar la temporada. ¿Será más caro? Desde luego, pero sabes que la posibilidad de recuperar al jugador que te dió una temporada espectacular existe. En el caso de que no fuese así, siempre se pueden encontrar corredores de cierto rendimiento en la agencia libre. En este caso los Bucs han jugado la carta más segura pero descartan así cualquier opción de trade beneficioso. 

Veremos como transcurre la temporada para el bueno de Doug Martin. Por nuestro bien, espero que disfrutemos de sus grandes carreras.

Ah, por cierto. Bienvenidos de nuevo.


2 comentarios:

  1. Veremos como rinde con la nueva OL que hemos creado. Hype del bueno XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En teoría mucho mejor, ya lo estamos contando en Twitter, hay calidad pero han de aprender todavía bastante. Mejor protección del QB y por ende, un juego de ataque más consistente. Los 3 y fuera se deberían acabar. En cuanto a Doug, me parece la opción acertada, sólo ha tenido un año bueno, el resto no ha ayudado la OL, pero poco a poco...

      Eliminar