CUENTA ATRÁS PARA LA GRAN NOVEDAD

martes, 1 de diciembre de 2015

Recap: Colts 25-12 Buccaneers

Jameis Winston lo pasó muy mal detrás de la línea ofensiva

Ante todo, disculpas por estas dos semanas sin 'Recap'. He tenido algunos percances que me han impedido escribir lo que es para mí casi una necesidad. La de desahogarse y poner en perspectiva todo lo que vemos en el partido de los Bucs. Por lo menos, desde mi punto de vista. Justamente, en estas dos semanas que no he podido escribir los Bucs han conseguido funcionar como equipo y encarrilar la primera racha de victorias desde 2012. Como suena. Pero, ya sabemos que dura muy poco la alegría en casa del pobre.

El justificado -o no- hype por la racha de victorias y la cercanía de la wildcard nos hacía mirar el partido ante Colts como un must win. Diré más: parecía que era un partido de ahora o nunca. Una de esas situaciones en las que si no aprovechas la mentalidad ganadora que te otorgan las victorias y al final acabas perdiendo, todo se va a pique. Pierdes en confianza. Pierdes en mentalidad. Y pierdes a los aficionados. Veremos.

El partido empezó con drives larguísimos. De hecho, en la primera parte sólo se jugaron siete drives. Tres de Tampa Bay y cuatro de Colts. Parte de culpa la tenían la incapacidad de las defensas de parar a dos ataques que avanzaban de forma lenta pero continuada. Por parte bucanera, Jameis Winston (20 de 36, 245 yardas, 1 TD, 1 INT) fue clave en ese aspecto. Winston completó cinco de seis terceros downs en la primera parte y ayudó junto a Doug Martin  a mover el ataque de Tampa Bay. No tuvo un partido nada cómodo ante una defensa de Colts que sólo había provocado 14 sacks en 10 partidos. Winston fue presionado en numerosas ocasiones y le impidió hacer un partido similar al de Eagles. ¿Mérito de Colts o demérito de la línea ofensiva de Bucs? Ambas. Colts, sobretodo en la segunda parte, metía en blitz a bastantes jugadores pero toda la línea ofensiva se vio literalmente superada por una línea defensiva -en principio- floja. Hasta cinco sacks encajó un Winston que se convirtío en el QB rookie de Tampa que ha lanzado para más yardas -el récord lo ostentaba Glennon, cágate-.
Otro que llevó el peso del ataque fue Doug Martin (14 para 96 yardas). El líder de yardas por carry de la NFL consiguió la marca de las 1000 yardas en esta presente campaña en la primera mitad del partido contra Colts. Hasta 92 yardas acumuló Doug Martin en ese tiempo. ¿Luego? Misterios. Misterios del bucanero de toda la vida. Sólo tres carrys en la segunda parte que definen la incapacidad del equipo en ese tramo de crear peligro. ¿Qué pasó? ¿Porqué dejas a tu running back -en un impresionante momento de forma- fuera del gameplan ofensivo en la segunda parte? La explicación de Lovie Smith es clara y concisa: le gustaba más los matchups en el juego aéreo para crea un big play. Como si Doug Martin no fuera capaz de ello. Para cargarse. 
En esa gran primera parte donde el ataque de los Bucs parecía capaz de hacer cualquier cosa -buena-, Mike Evans (5 para 64 yardas y un dropazo), Vincent Jackson (4 para 76 yardas) y Cameron Brate (5 para 53 yardas, 1 TD) conseguían recepciones claves para mover las cadenas. Sorpresa muy agradable la del tight end que está supliendo con creces la interminable baja de Austin Seferian-Jenkins. Pero, como siempre, la nota negativa la puso Mike Evans soltando un pase claro para dejar al equipo en la yarda 10 de Colts. No es la primera vez que sus drops condenan al equipo. Y tampoco será la última.

Así, el ataque fue de más a menos. No creo que los Colts ajustasen bien en el descanso para poder a un ataque de los Bucs que les estaba ganando lentamente, sino que los Bucs se pegaron el enésimo tiro al pie. No puedes abandonar la carrera con tu mejor running back en ese estado de forma por sólo perder de cuatro en el tercer cuarto. Y más sabiendo que la línea ofensiva no podía crear una protección digna para Jameis.

 La defensa vuelve a las andadas

¿Y la defensa? Como resumen podemos decir que un QB de 40 años nos destrozó. Así. A lo rápido. Matt Hasselbeck, como suplente del lesionado Andrew Luck, está dando un rendimiento muy superior a su compañero. El ex de Seattle lleva un 4-0. Sí. Cuatro victorias, sin derrotas. Y nosotros no fuímos menos, vaya. ¡Para qué estropear esta bonita estadística! Sobra decir que para mí Hasselbeck es un QB a la altura de ser titular como Josh McCown el año pasado en Tampa Bay o este en Cleveland. Un jugador seguro, como muchísima experiencia y que no te va a hacer perder un partido.
Ante Bucs, Hasselbeck (26 de 42, 315 yardas, 2 TD) no hizo nada espectacular pero diseccionó cada emparejamiento y cada cobertura. Cada Cover 2, la aprovechaba. Cada emparejamiento con Jude Adjei-Barimah, lo aprovechaba. Realmente, la defensa del pase de Tampa Bay volvió a parecer la pre-Moore/Jude. Con muchos huecos en la parte intermedia del campo y aprovechando la debilidad de la propia Cover 2. Cobertura que, por cierto, Lovie Smith utiliza cada vez menos. Pero cuando lo hace... ay, ay, ay. Miedito.
A la débil actuación de la secundaria se le une la nula presión a Hasselbeck. Tres sacks -de GMC, Spence y Howard Jones- no fueron suficientes para poner en aprietos al QB veterano de Colts. Demasiado tiempo para pensar en una solución rápida y romper a una secundaria poco acertada. No es la primera vez que nos pasa lo mismo en la derrota. Tampa Bay lleva 17 sacks en las cinco victorias conseguidas y sólo 6 en las seis derrotas. No es de extrañar que una de las posiciones a reforzar urgentemente en offseason es la línea defensiva.
Aún así, tal como dijimos en el podcast de Cañones y Football, la defensa es una cadena de sucesos. Cuando Lovie encontró a dos cornerbacks que pudiesen realmente defender, los linebackers eran mucho más libres en cuestión de blitz y cobertura. Por lo tanto, se creaba más presión. Ante Colts los corners no funcionaron, los linebackers tuvieron que proteger mucho más la zona intermedia y la línea defensiva vio como la ayuda de los blitzs no llegaba. Lovie, el mago defensivo, será mejor que tengas un puto plan B, no?
Pero bueno, no todo fue malo en defensa. De verdad. Creedme. En 26 carrys, Colts consiguieron 27 yardas. Y GANARON. Para cagarse, versión 2. La gran eficacia ante la carrera y la defensa en la Red Zone fueron los puntos positivos del equipo. Al menos, se puede trabajar en algo. 

Pero, ¿qué sería de los Bucs sin las penalizaciones absurdas ni los Field Goal fallados? 12 penalizaciones para 95 yardas en un nuevo alarde de indisciplina de Tampa Bay. Holding de Mankins que anula el touchdown de Doug Martin, holding defensivo de Verner en el fumble recuperado de Jacquies Smith, el ¿leaping? de Chris Conte en un Field Goal que proporciona un first down a Colts para conseguir un touchdown... Ejemplos, ejemplos que me vienen a la cabeza. Y, la verdad, creo que los zebras se equivocaron en algunas decisiones. Pero es imposible ganar un partido con este tipo de errores.

Con esta derrota los pupilos de Lovie Smith se alejan del sueño de conseguir la wildcard con un 5-6. Una oportunidad única de conseguir un record positivo y aspirar a algo. A esto se une la victoria de Seattle (6-5) y la de Redskins. Lo explicaremos todo en el próximo podcast.

Reporte de tripulación
 
Palotismo: TE Cameron Brate - 5 recepciones, 53 yardas, 1 TD

Impresionante la progresión de Cameron Brate tras la lesión infinita de Austin Seferian-Jenkins. En cinco partidos ya acumula tres touchdowns y proporciona algo que Brandon Myers o Luke Stocker no son capaces de hacer: atrapar el balón. Winston ya tiene un socio más que se une a Vincent Jackson, Mike Evans y el cada vez más integrado, Adam Humphries. Una sorpresa agradable. Cameron, sigue así.


Patetismo:  Línea ofensiva - 5 sacks

No es ningun secreto que la línea ofensiva estaba realizando un trabajo descomunal desde el lamentable partido contra Titans. Pero ante Colts no pudieron fabricar un pocket para Jameis Winston y no le dejaron rendir como se espera. Por cierto, Colts llegaba con 14 sacks en 10 partidos. Bravo.

Un vistazo a los Power Rankings

La semana pasada los Bucs presenciaron una subida considerable en la mayoría de Power Rankings después de la gran victoria en Philadelphia. Apoyaban el hype que luego trasladamos en el podcast. Ahora apoyan lo que todos pensamos: vuelta a la realidad. ¿Mejoría? Sí. Pero no suficiente. En casi todos los Power Rankings de esta semana los Bucs bajan posiciones. Gracias Usa Today (18).
En Fox Sports (18) destacan la poca insitencia de Tampa Bay en el juego de carrera pero Pete Prisco apunta en CBS Sports (20) que realmente no se podía pensar en los Bucs como equipo de playoffs. Prisco, siempre tan simpático. En ESPN (17) no pueden dejar de acordarse de los 10 drops de Mike Evans, máximo en la NFL. Difícil así. Yahoo (19), por otra parte, hablan de la renovación de Doug Martin. Apuntan que no muchos contratos grandes a running backs han salido bien... y Charles Sims esperando en la recámara. ¿Y el partido? Nada. Para qué. Por ultimo, NFL.com (18) destacan que los Bucs se pegaron un tiro en el pie ante Colts y dejaron escapar una oportunidad de oro. Pues sí. Así estamos.

...y la semana que viene

Partido en casa ante los Atlanta Falcons. Básico ganar. Atlanta viene 6-5 después de empezar la temporada 6-0. Así que parece que a Dan Quinn las cosas no le están yendo tan bien como parecía. Pero, ¿qué mejor escenario para volver a ganar que en casa de un rival divisional? Otro día, mejor. Matt Ryan está en un auténtico estado de forma pésimo y veremos si Falcons recupera a Davonta Freeman. Ganar a Falcons es necesario para seguir en la lucha de playoffs y además los Bucs podrían hundir un poco más a Atlanta. Partidazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario