CUENTA ATRÁS PARA LA GRAN NOVEDAD

domingo, 11 de diciembre de 2011

Shut the door. Have a seat.


Así se titula el último capítulo de la tercera temporada de Mad Men. Montones de negociaciones para intentar salvar la empresa. Hoy, mañana o pasado, Morris tendrá una situación similar con los Glazer. Esos propietarios que sólo les importa el dinero. Esos propietarios que compraron el Manchester United que acaba de ser eliminado de la Champions League. Esos propietarios que están encantados con la filosofía actual porque no gastan ni un duro. Esos propietarios que, ya lo demostraron con Gruden, no les tiembla la mano para echar a alguien. Por eso, supongo que en algún momento de la semana dirán: "Vamos a hablar. Querido Raheem... cómo hemos llegado hasta aquí?".
Esa es la pregunta que muchos se hacen. Siete partidos perdidos seguidos. Siete. Tras la gran temporada que brindó el equipo el año pasado, casi entrando en playoffs, con un juego muy bueno, con jugadores con mucho futuro. Y ahora estamos así. Qué ha pasado?

"Shut the door. Have a seat."

Vamos a empezar por la offseason. Como todos los seguidores con un poco de memoria sabéis, la temporada estuvo apunto de peligrar por el lockout. Finalmente, se resolvió con éxito. Aún así, se perdió muchísimo tiempo de practice. Y eso, con un equipo tan joven es una catástrofe. Realmente, puede que haya sido uno de los motivos por los que los Buccaneers no tengan ese punto que tenían el año pasado. Pero creo que casi todos los equipos han entrenado lo mismo y los resultados no son los mismos. Sí, los Bucs son el equipo más joven de toda la NFL. Pero me parece una excusa pobre.
Los que más están notando los pocos entrenamientos de la offseason fueron los rookies. Adrian Clayborn, Da'Quan Bowers, Mason Foster y Luke Stocker son los que más están entrando en los planes de Morris y realmente, pese a que los tres primeros son muy buenos, tienen errores de rookie muy evidentes. Clayborn y Bowers no se mantienen muchas veces en su puerta, Foster no tiene asimiladas las defensas contra el pase y Stocker ni bloquea ni atrapa pases. Pese a esto, como he dicho antes las tres primeras rondas están aportando muchísimo. Sobre todo Clayborn.

Pero la apuesta por un equipo tan joven es muy arriesgada. Mark Dominik y Raheem Morris recibieron muchísimas alabanzas por la temporada pasada. Y las merecían. Pero debido al lockout y con un gasto mínimo por franquicia (que se aplica en 2013) los Bucs tenían una oportunidad única en la Agencia Libre. Única. Fichamos a un Punter. Un punter buenísimo, también hay que decirlo. Y ese fue el único fichaje. Con más de 60 millones de $ para contratar a un buen número de Agentes Libres que harían subir mucho el nivel del equipo, Dominik prefirió seguir con el plan establecido: sólo cuenta el Draft y si fallamos, buscamos en la Agencia Libre. Me parece una buena filosofía. Muy desesperante, pero aceptable. El problema es que, pese a lo que se ha dicho o hecho, los Buccaneers traen a mitad de temporada a Albert Haynesworth (aquí artículo con la explicación). Perdone señor Dominik, la filosofía a la mierda, no? Y porqué no antes? Porqué no cuando el mercado estaba abierto?
Con el único fichaje del Punter, Freeman ve que sólo tiene una nueva arma: el rookie TE Luke Stocker. Hay que confiar muchísimo en el propio Freeman, en el cuerpo de receptores y corredores para no traer a nadie. Sonó Sproles, hubiese sido un gran fichaje. El problema es que finalmente pasó lo que tenía que pasar. LeGarrette Blount cargando con el peso del ataque, Freeman intentando parecerse al de la temporada pasada y los receptores en el top 3 de la NFL en drops. Es un cúmulo de situaciones que han llevado al ataque a ser uno de los que más turnovers tiene. Tal como analicé en su día, Freeman la temporada pasada sólo tuvo 6 intercepciones. Ésta temporada lleva 18 y lidera la NFL. Dudoso honor. Muchas de ellas son drops clamorosos, pases altos que palmea el receptor y acaba en las manos del defensa. Pero son situaciones que no se creaban la temporada pasada. Actualmente los Bucs tienen un turnover ratio de -10. En los últimos tres partidos han acumulado 17 (5 TEN, 5 CAR, 7 JAC). Es imposible ganar un partido a cualquier nivel con esa cantidad de turnovers. Y, como he dicho antes, es algo que no ocurría la temporada pasada.
Pero volvamos a Freeman y su juego. Como hemos apuntado antes los receptores no han estado nada acertados. Muchísimos drops, mucha falta de comunicación, mucha falta de profundidad. Cuantas veces vemos a Freeman mirando profundo por partido? Una? Ninguna? Es increíble que en situaciones de 3rd & 15 el pase siempre vaya dirigido al RB. Os recomiendo ver el partido contra los Colts, acabando el segundo cuarto. Freeman hace un drive entero pasando de esta manera. De verdad, nadie puede ver que los WRs tienen un problema o que Freeman no confía en ellos? La confianza que tenía el año pasado Freeman con Mike Williams no se ha vuelto a presenciar en toda la temporada actual. Por último, que hace Kregg Lumpkin en el roster?
Pasamos a la defensa. Una defensa muy joven. Gerald McCoy, Adrian Clayborn, Brian Price, Da'Quan Bowers, Michael Bennett, Mason Foster... todos ellos están contribuyendo. Ronde Barber es posiblemente nuestro mejor CB y lo echaremos mucho de menos si decide retirarse. Pero qué le pasa a esta defensa que le anotan de media 28.5 puntos por partido? La línea defensiva es poco disciplinada. Cada uno va a la suya. Recomiendo encarecidamente seguir a Stephen White (@sgw94) ya que analiza la actuación de los Buccaneers el día siguiente al partido. Muchas veces destaca la poca disciplina de Haynesworth, Price, Bowers, Clayborn. No se mantienen en su puerta y cuando el RB busca hueco lo encuentra en ese preciso espacio. Cuando el RB de turno pasa esa línea, los LB no están. Quincy Black y Geno Hayes son los LBs más sobrevalorados económicamente hablando de la NFL. Hayes fue sentado por su bajo rendimiento, Black es el hombre invisible. La secundaria tampoco está muy acertada contra la carrera. Las estadísticas de ProFootballFocus dan luz a este hecho. El autor lo titula así: "Terrible Tackling in Tampa". En la semana 11 de los 592 tackles intentados 92 fueron fallados. La cantidad más grande en la NFL. Es increíble, pero es así.

Y este problema de los tackles fallados, puertas, falta de confianza, turnovers, drops, las coberturas pésimas (me ha faltado comentar)... se ha venido repitiendo toda la maldita temporada. Es algo que ni siquiera han solucionado en las semanas que llevamos de competición. Y para mí, ese es un problema de coaching. Nadie ha podido solucionar nada. Parece que estemos en una preseason indefinida. Donde los errores siempre vienen, una y otra vez. Raheem Morris, esta vez, ha hecho un mal trabajo. Y por eso, en mi opinión, no debería ser el HC la próxima temporada de los Buccaneers. Aunque no es el único culpable.

Pues venga, Race to 12.

dgaliana.-

4 comentarios:

  1. Con el tema del equipo joven, quiero hacer una salvedad con el resto de los equipos. Como mencioné en mi artículo de ayer, no hay liderazgo. Se apostó a "rejuvenecerse" a lo bestia, sin dejar jugadores de edad en la defensa. Y eso se paga.

    ResponderEliminar
  2. enhorabuena por el blog, veo que le estais dedicando mas tiempo. lo seguiré dia a dia a pesar de el fondo negro y letras blancas que me hace daño al quitar la mirada jajajajjaa

    ResponderEliminar
  3. Sí, Javier. Es algo que hay que mirar porque al releerlo es jodidisimo xDD

    ResponderEliminar
  4. Ni yo lo hubiese descrito mejor la situación actual... por mucho menos se hecho a Gruden y eso q el heredo un gran trabajo de Dungy, no me gusta entre otras cosas a Morris con ese aspecto de coach d buen rollo no hay mas q leer declaraciones post.partido de la semana pasada alabando "futuro" d algunos jugadores como echando responsabilidad del team en el... lo dicho si como parece dsd la gerencia no se hacen bien las cosas... seremos durante un tiempo siendo un MAL team y lo q mas m duele no son las derrotas si no de la manera q son y el RIDÍCULO y el aspecto q da el team de banda...

    ResponderEliminar