CUENTA ATRÁS PARA LA GRAN NOVEDAD

martes, 26 de noviembre de 2013

Recap: Lions 21-24 Buccaneers

Segunda edición de 'Recap' en Buccaneers en español llega en un gran momento de los de Florida. Los Bucs suman su tercera victoria seguida (se colocan 3-8) ante un rival duro, aspirante a campeón de división (NFC Norte), y lejos de Tampa. Justo lo que necesitaba Schiano, ¿no? Sí, pero quizá la forma de ganar no fue del todo redonda para afirmar que Tampa Bay está aquí (ocho partidos tarde, pero está aquí).

La defensa jugó un papel fundamental en la victoria.

El oportunismo da la tercera victoria seguida a Tampa Bay

Cuatro partidos jugando a un gran nivel. Así llevan los Bucs desde la debacle en Seattle. Esos primeros 28 minutos en Qwest Field en el que se colocaron 21-0 parece que mostraron al equipo lo que podían hacer. Ganar a equipos complicados en campos complicados, justo lo que sucedió este último fin de semana. La visita de los Bucs a Detroit era una L marcada en el calendario allá por Septiembre. Viendo el panorama, también lo era en Octubre. Y, para no variar, en Noviembre. Aún así, por un capricho del destino, quizá, ha decidido que Tampa Bay se enfrentase a los peores Falcons en años o unos Dolphins que se estaban autodestruyendo con el caso Martin-Incognito. Esas dos victorias e, insisto, el primer tiempo en Seattle han hecho que Tampa Bay se esté acostumbrando a la sensación de dominar y ganar tal como ha dicho Gerald McCoy recientemente. 

Pese a todo, esa sensación de dominar no se sintió en Detroit. Los Bucs jugaron a ser oportunistas en defensa y efectivos en el ataque aéreo para imponerse en un partido que Matthew Stafford tiró por la borda de la manera más bizarra posible. Hasta cuatro intercepciones lanzó el QB de Lions dos de ellas con grandes oportunidades de anotar. Esto hizo que pese a las ventajas, como mínimo en las estadísticas, que disfrutaba Lions se vieran inútiles. Vamos a ver:
  • First downs totales: Buccaneers 10-25 Lions.
  • Yardas totales: Buccaneers 229-390 Lions.
  • Tiempo de juego: Buccaneers 26:38-33:22 Lions.
  • Turnovers: Buccaneers 0-5 Lions.
Las diferencias entre Buccaneers y Lions, además de los first downs, yardas totales o posesión, estuvo en la forma de tratar el balón. Cosa que, al final y como suele ser, fue definitiva. Los cinco turnovers de los Lions provocaron ese déficit de tres puntos en el marcador. Dos de esos turnovers sirvieron para que los Bucs anotaran 10 puntos. Detroit regaló un partido que pudo haber ganado con facilidad aún con Revis lesionado toda la segunda parte y Rian Lindell con 1-3 en field goals.

En defensa se notó el motor continuo de Gerald McCoy y Adrian Clayborn, al cual se le ha criticado en exceso según mi opinión. Dos sacks ante una de las líneas que protege mejor a su QB (sorprendente con el historial de los últimos años) es un buen balance. Dejadme hablar aquí un poco de Da'Quan Bowers. Ayer @gregauman (must follow) tuiteó los snaps de los defensive ends. Clayborn con 66 fue el que más jugó, Te'o-Nesheim y el rookie Gholdson se repartieron snaps en el lado izquierdo con 36 y 35 snaps respectivamente seguidos de Da'Quan Bowers con 18. ¿De verdad? Es decir, al principio de temporada dejas marchar a tu mejor DE por un dinero perfectamente asumible porque confias en un chico que se lo marcó un año en college. Pones de titular a ese chico pero ni siquiera en pretemporada ves que puede ser un jugador para disputar todos los snaps y ahora le das menos snaps que el rookie de cuarta ronda. Suena jodidamente bien.

El ataque funcionó a rachas. Bobby Rainey vio la defensa de Lions muy de cerca y tuvo un partido muy discreto con 18 carries para 35 yardas. Por lo tanto, el que llevó el peso del ataque es nuestro querido Flamenco manejando bien la pelota y encontrando en numerosas veces a Tim Wright y Tiquan Underwood. Este último se apuntó su primer partido con dos touchdowns más 108 yardas.

En resumen, Schiano le debe estar eternamente agradecido a Stafford si finalmente acaba salvando el puesto. 

MVP del partido:
Tiquan Underwood
3 recepciones para 108 yardas
2 touchdowns
1 pelazo de cojones

También contemplados: Danny Gorrer, Lavonte David, Mike Glennon.

#SíndromeSchiano

En tuiter hemos acuñado el término #SindromeSchiano para definir el sentimiento ante esta especie de comeback que está protagonizando el equipo de Schiano. Medio en coña, medio en serio. Hace unas semanas dije que Tampa tenía un tufo pro-Schiano curioso, pero ahora está llegando a nuestro cerebros de forma irremediable. Si dentro de ese coraçao bucanero que tienes, en realidad, esperas que cada semana los Bucs ganen y hagan una buena actuación... no hay vuelta atrás. Lo tienes. El #SíndromeSchiano se ha apoderado de tí. Acabarás adorando la forma de lanzar los pañuelos rojos, te encantará joder el kneel-down en el Madden o incluso creerás que es una injusticia que salga George Clooney en el anuncio de Nespresso y no Greg Schiano. Fanatismo, idiotismo, coña, esperanza, palotismo... no se sabe muy bien porqué, pero viendo el equipo, acabas confiando en el coach. Ves como después de tres victorias la gerencia dice que siempre han tenido fe en él o como McCoy dice que nunca han dudado de él y que seguirán por este camino. ¿Oportunismo? No lo dudéis. Pero para mi ganar siempre es bueno. Quizá perderemos los cinco siguientes partidos, quien sabe. Pero, a día de hoy, Schiano tiene la opción real de quedarse en Tampa Bay.

Es realmente curioso. Schiano ha tardado ocho partidos en saber manejar el equipo. Pero, cuando en su propio show de radio le daban palos hasta el atardecer, dijo "cuando empecemos a ganar, no pararemos." Y madre mía, está pasando. El de Detroit era un partido importante para él. Un equipo serio, con aspiraciones, en su casa. Una victoria que hace pensar en su nueva forma de entrenar y manejar al equipo, con mucha más participación de los jugadores, puede estar funcionando. El partido en Carolina será un gran test para el estado de forma de los Bucs.

Aún así, como he dicho antes, puede ser que apretar la tecla correcta ocho partidos después es demasiado tarde pero quien sabe. ¿Habrá llegado el #SíndromeSchiano a los Glazers? Desde luego ha llegado lejos porque hasta en NFL.com creen que se merece otra oportunidad. Señores, es real. Y peligroso.

#FlamencoÉlite

Como somos así de originales y tenemos un hashtag para todo, Mike Glennon no se queda sin. El juego del rookie está siendo muy superior a lo esperado. Está mostrando una seguridad en el pocket y con el balón que está ayudando a Tampa Bay a ganar partidos. El mass media deportivo nacional ya se está haciendo eco de sus actuaciones, entre ellos Peter King, y la mayoría duda si Tampa Bay escogerá a un nuevo QB el año que viene. Desde luego, Flamenco como mínimo se está mereciendo ser tenido en cuenta, esté Schiano o no. Como cada semana sigue rompiendo récords y ha sido nominado por segunda semana consecutiva al Rookie de la semana.
  • Mejor rating de un rookie en la historia de la franquicia: 138.4. Curiosamente el segundo (ATL, 137.5) y tercero (SEA, 123.1) también es él.
  • Ha lanzando al menos un touchdown en cada uno de sus ocho primeros partidos como Buccaneer y ya tiene el récord de la franquicia por lanzar 13 siendo rookie. 
  • Su ratio TD/INT es de 13/4, lanzando sólo una intercepción en los últimos seis partidos.
  • Es el noveno mejor rating para un QB en la NFL con 91.6. El rookie más cercano es E.J. Manuel pero es 24º.
La situación está así. Glennon haciendo méritos por ser el QB de futuro en Tampa. Veremos si finalmente Flamenco lo consigue.

Con todo este panorama nos encontramos fuera del top-5 en el próximo draft. Aquí lo tenéis, gracias a NFLhispano.com. Sorprendente ya que antes de conseguir la primera victoria Tampa era el primer pick global. Veremos dónde estamos la semana que viene despues de ese partidazo en Carolina. Nos leemos.

¡Hasta la semana que viene!

No hay comentarios:

Publicar un comentario