CUENTA ATRÁS PARA LA GRAN NOVEDAD

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Recap: Buccaneers 18-32 Giants

Jameis Winston es, a día de hoy, la única alegría en Tampa Bay

Y, de nuevo, volvemos a la carga.

De nuevo los Buccaneers pierden un partido ganable por sus propios errores. Tanto el ataque como la defensa tuvieron parte de la culpa del resultado pero las actuaciones individuales determinaron el resultado. Ni Lovie Smith, ni el gameplan hubiesen cambiado las recepciones soltadas de Mike Evans ni las penalizaciones -espera, espera...-.

La única nota positiva, una vez más, es la progresión de Jameis Winston (19/36, 249 yardas, 1 touchdown de carrera).  El cada vez más líder de los Buccaneers llevó el peso del ataque tras el buen hacer de la defensa de los Giants parando a Doug Martin y Charles Sims. Pese a que Pro Football Focus no le gustó demasiado su actuación y lo ha nombrado el peor QB de la semana 9, los aficionados ajenos a los números puros y duros tenemos otra opinión. A día de hoy, es la única motivación del aficionado a los Bucs para ver un partido de su equipo. La única. Y la única por la que servidor pagaría una entrada al Ray Jay. -vaya.... quizá eso explica porqué se escuchaban tanto a los aficionados de Giants...- Tras el partido-debacle ante los intocables Panthers que cerró con cuatro turnovers, el producto de Florida State lleva cuatro partidos sin entregar el balón al rival. Dato importantísimo para hacer ganar a estos paupérrimos Bucs de Lovie Smith. Siempre acompañado de esa pizca de suerte necesaria, claro.
Winston, además, no sólo contribuye dentro del campo cuando tiene el balón. Su posición de líder dentro del equipo se sigue afianzando. Y me huelo que algunos dentro del vestuario lo ven con cierto recelo. En los últimos instantes lo pudimos ver teniendo una charla en la banda con Akeem Spence, autor de una de las faltas más inútiles de la temporada. El QB rookie ante un DT veterano. Algo pasa ahí.
Pese a su capacidad para liderar al equipo tanto en la banda como en el campo, Winston sigue teniendo problemas. Como era de esperar. Aunque consiga en muchas ocasiones extender la jugada y ganar tiempo para encontrar al receptor libre o, simplemente, correr, las posesiones en la red zone siguen siendo un auténtico drama. Hasta cuatro veces llegó el barco pirata a disparar los cañones avisando de la proximidad de la anotación. Cuatro. Sólo una de ellas llegó a buen puerto, y gracias a la capacidad de extender la jugada de Jameis en ese impresionante salto para touchdown. Un esfuerzo titánico el de Jameis que no tapa el lamentable porcentaje de touchdowns en red zone. Y eso es algo que un equipo como los Bucs no se pueden permitir. Parte de culpa la tiene el playcalling de Koetter. Carrera, carrera, carrera. Aunque siendo sinceros, en parte es entendible. En varias ocasiones ha lanzado Jameis un fade que por poco se va a la grada. Su única tarea pendiente para cerrar una gran temporada.

Doug Martin (11 para 31 yardas) y Charles Sims (8 para 78 yardas) aportaron más bien poco al ataque del equipo. Sims parece que se está volviendo un running back mucho más completo de lo que parecía y empieza a correr con dureza entre los tackles. No me volvería loco ahora mismo si Sims fuera nuestro featured back el próximo año. Aún así, ambos cometieron un fumble que regalaron diez puntos a los Giants.
Pero no fueron los peores. Creedme. Mike Evans realizó un partido destacable. Tanto para bien como para mal. Sus ocho recepciones para 152 yardas muestran que la combinación entre Evans y Winston está mejorando. Pero, ¿y si os dijera que Evans se podría haber ido con 85 yardas más y algún que otro touchdown? De las 19 veces que Winston lanzó a su única arma "fiable" en el juego aéreo ocho acabaron en recepción y soltó seis. SEIS. Malditos. Drops.


No es de extrañar que la mayoría de aficionados culpen al bueno de Mike de la derrota. Y, de hecho, lo comparto en cierta medida. Evans lleva toda el peso del juego aéreo de Tampa Bay tras la lesión de Vincent Jackson donde sólo le ayudan las cada vez menos esporádicas screens y apariciones de Humphries (5 recepciones para 55 yardas) o Brate (una -gran- recepción para 14 yardas). Pero como vemos en el gif hay ciertas recepciones que un jugador de su calidad debería hacer. Y él mismo lo sabe como vemos en el siguiente vídeo. Su número de drops sólo se iguala al de Bradon Jacobs en la semana 15 ante Washington en el 2007. Sí, Brandon Jacobs. Ese running back que se podía hacer pasar por defensive end.

Para acabar con el ataque, fue más que interesante el duelo entre Jason Pierre-Paul y Donovan Smith. Desconozco si por fondo físico u otro motivo, pero JPP empezó a meter presión en el último cuarto en cada jugada. Gran partido el suyo. A Donovan le tocará bailar con la más fea el próximo partido: Greg Hardy. La nota más negativa en la línea ofensiva es la lesión del rookie Ali Marpet. Evan Smith cumplió sustituyéndolo pero lo que más importa ahora mismo en Marpet, la progresión, se puede ver interrumpida en función de la gravedad de esa lesión de tobillo. Una verdadera pena. 

Y la defensa. Ay, la defensa. No sé si empezar por el nulo pass-rush, las nuevas combinaciones de cornerbacks, la cantidad de punts provocados en los últimos diez cuartos o lo fácil que parece -y es- de pasar ante esta defensa.

Antes del bye, en el partido jugado contra Jacksonville, los Bucs fueron capaces de presionar a Bortles y conseguir seis sacks. Toda una muestra de poderío, de mejoría de una de las facetas más importantes del juego de Lovie Smith. La defensa sumaba por aquel entonces 15 sacks en cinco jornadas, una cifra que les ponía como la quinta mejor en este aspecto. Pero la semana de descanso, lejos de mejorar algunas cosas, las ha empeorado. Desde aquella semana han pasado tres partidos y los Bucs sólo han sido capaces de llegar al QB rival en dos ocasiones. Dos sacks en tres partidos. Ninguno contra Giants. Mucha gente acusa a Gerald McCoy de la poca intensidad con la que está jugando. Y así es. Él mismo lo ha reconocido y como siempre: puedo prometer y prometo. Como dijimos en el podcast pasado, lo de Gerald no es nada físico, es identitario. Debe reconocer y aceptarse como pieza importante en la defensa de Lovie Smith, pero no de todo el equipo. Gerald McCoy ya no es la cara de la franquicia. Debe asumirlo. Rebajarse y empezar a currar como todos los demás. 
No es ninguna coincidencia que la bajada de nivel de la línea defensiva coincida con la lesión de Clinton McDonald. El DT es un run stopper, pero aporta muchísimo más a la defensa que cualquier otro línea defensivo en la actualidad. Y más con Akeem Spence haciendo el tonto.

El cornerback Sterling Moore fue la sorpresa en defensa

Y si no le pones las cosas difíciles al QB rival, pasa lo que pasa. Eli Manning (26/40, 213 yardas, 2 touchdowns, 2 intercepciones) tuvo drives realmente plácidos. De hecho, esta defensa contra el pase ayuda en gran medida a las ofensivas rivales. Las revitaliza. Cousins aún nos está dando las gracias, pero es que los QBs rivales completan el 70.2% de los pases. Una auténtica aberración que sólo supera Lions (con un 73.1%). No es de extrañar que los equipos rivales se estén frontando las manos cuando se enfrentan a Tampa. Pero, como en este último partido, la defensa de Lovie Smith limita al rival a pasar casi siempre en corto. En rara vez hemos visto largos pases completados -ejem... Tim Jennings...-. El objetivo de limitar al rival a pasar en corto y forzar, al final, su error no le está funcionando a Lovie Smith. Odell Beckham (9 recepciones, 105 yardas) fue una pesadilla y pese a un par de errores de Manning, el ataque de Giants fue bastante fluído. 
Lovie Smith, por su parte, volvió a estrenar pareja de cornerbacks como si de unas zapatillas deportivas se tratase. Antes del partido, nos seguíamos resignando a ver a Mike Jenkins en el campo en multitud de ocasiones. Pero no. Negativo. Lovie se cargó a Jenkins y Johnthan Banks para dar paso a Sterling Moore y el rookie Jude Adjei-Barimah. Sorpresón, la verdad. Mike Jenkins vale, pero ¿qué hay de Johnthan Banks? Decisión técnica dice el headcoach. Entre los dos sumaron cuatro snaps en defensa en todo el partido y, como no, los cuatro fueron de Jenkins. ¿De verdad se debe ser tan radical? ¿Cómo pasa un jugador de ser titular indiscutible a ser totalemente ninguneado? Verner, Jennings -cortado recientemente para felicidad de todos...- y ahora Banks y Jenkins. Lovie tiene el agua al cuello y parece hasta es capaz de hacer magia negra para conservar su puesto.
Los dos flamantes titulares tuvieron dos debuts opuestos. Sterling Moore brilló cuando se tuvo que encargar de Odell Beckham y consiguió tres pases defendidos. Parece que el anterior titular en el nickel puede encargarse de receptores de élite. Como mínimo, eso demostró ante Giants. Sorpresa muy agradable. Por otra parte, el rookie Jude -no hagáis que escriba su apellido, dios...- falló. Falló mucho y de forma determinante. Pese a buenas jugadas contra la carrera, destrozó la cobertura en el touchdown de Rueben Randle que se encontró totalmente solo. Pero no es la primera vez que Jude mete la gamba de tal forma. En el partido contra Redskins también erró con identificar su par y Cousins anotó a placer. Es normal cuando eres un rookie que asciende de practice squad justo después del bye. Lo que no es normal es que Lovie le dé tanta responsabilidad al chaval. ¿Y Verner? 'Doncs va fent' como dicen en mi tierra. Fue, junto a Moore el mejor jugador en defensa y en el nickel tuvo que emparejarse con un Beckham en el slot. Vamos a ver como sigue esta rotación de cornerbacks y con qué nos soprende Lovie el próximo Domingo. Donde tiene un problemón ahora es en los safety, con únicamente Conte y Tandy sanos.

La defensa no es capaz de forzar punts con cierta frecuencia.

Con este panorama, es difícil creer que la defensa de los Bucs sea la potencia que se esperaba a principios de temporada. Ni McCoy, ni Lavonte David están rindiendo como se esperaba y la defensa no suele tener soluciones que no sean turnovers. Tampa Bay tiene la octava defensa con más turnovers de la NFL pero no es sufiente para ganar los partidos aún por el buen trato del balón del ataque. Sorprendente cuanto menos, ¿verdad? Pero el dato importante es otro. Desde la media parte del partido en Washington -lo que viene siendo 10 cuartos- los Bucs han forzado la friolera cifra de UN punt. Mejor resumen imposible. 

Además de los problemas ofensivos en las últimas yardas o una defensa que no puede llegar al QB, también tenemos un equipo con cierta tendencia a hacer penalizaciones. Nueve para 79 yardas contra Giants. Algunas de juzgado de guardia como la de Spence. Pero paciencia, sólo llevamos 96 en ocho partidos.

Reporte de tripulación

Palotismo -  CB Alterraun Verner (8 placajes, 1 pase defendido, 1 intercepción)

Siempre he valorado la profesionalidad de Verner, un buen cornerback, sobre su relegación. Pero es que cuando está en el campo también cumple. Defendió a Odell Beckham en la mayoría de terceros downs y, al final, acabó interceptando a Manning.

Otras opciones: Sterling Moore, Jameis Winston, Charles Sims, Kwon Alexander.
 
Patetismo - WR Mike Evans (8 recepciones, 152 yardas, 6 drops -jajajaja...-)

Pocas veces un receptor con tan buenas estadísticas y tantísima calidad acabaría como el peor del equipo. Pero es lo que tiene soltar el balón seis veces. Algunas de ellas claves. Se espera más de Evans, y más ahora sin tanto playmaker en ataque. 

Otras opciones: Jude Adjei-Barimah, Gerald McCoy, Doug Martin.

La jugada

 
 Fly Jameis, fly.

Un vistazo a los Power Rankings

La semana pasada los Power Ranking fueron bastante favorables a los Bucs con una victoria en el Georgia Dome ante los Falcons. Una suerte porque ahora han perdido contra Blaine Gabbert y seguramente daría cuenta de lo mal que están los Falcons últimamente.
Pero esta semana predomina el estancamiento. Tanto NFL.com (21), como Yahoo (27) y SBNation (22) nos situan en la misma posición que la semana pasada. Signo que no daban un duro por los Bucs esta semana pero que tampoco les molesta la forma de perder. Fox Sport se desmarca de todos y nos hace subir dos puestos hasta el 21, nuestro máximo en su Power Ranking. Todos tienen un argumento en común. La ausencia de turnovers por parte de Jameis. Pero para Usa Today (23), CBS Sports (28) y ESPN (25) no ha sido suficiente para mantenernos en el puesto. Pese a que CBS nos situe en la peor posición, en ESPN es donde nos dan más duro y perdemos cuatro posiciones.

...y la semana que viene

Los Bucs vuelven a jugar en el Ray Jay ante el equipo de america, los Cowboys -si el equipo se quejó de los aficionados de los Giants en el estadio imagínate esta semana-. En fin, Dallas sigue sin Romo y sin su corredor Joseph Randle pero la defensa de Rod Marinelli puede plantearle serios problemas a Jameis y los suyos. Sobretodo, Greg Hardy. Por cierto, los Cowboys llevan una racha de seis partidos perdidos seguidos... y aquí solemos resucitar muertos. Miedito.

2 comentarios:

  1. Impecable y magnífico Recap. Bravo! Lo desarrollaremos en el Podcast de #cañonesyfootball

    ResponderEliminar
  2. Madre mia dani! Me he quedado relajadisimo al ver que coincidimos bastante en la visión del partido. Todo y con eso... tenemos que debatir de evans y sims en el podcast 😉

    Un placer leerte como siempre crack!

    ResponderEliminar